CENTRO PSICOPEDAGOGICO TOÑI MAQUIRRIAIN

¿Que es la Terapia Familiar de Orientación Sistémica?

 

 
El modelo eco-sistémico comprende al individuo en su red interaccional (contexto) y expresa que la relación entre las personas y su entorno está sujeta a una dinámica circular de influencias recíprocas. El contexto más significativo es la familia, la cual se entiende como un sistema. Así, las disfunciones de los individuos se consideran en conexión con los comportamientos y las expectativas de otros miembros del sistema en el cual evolucionan y se mantienen.
 
El abordaje Sistémico - Relacional es pues una modalidad de Intervención que tiene en cuenta e interviene en el contexto donde aparecen los conflictos. Su práctica abarca la psicopatología y los conflictos de relación tanto en el individuo, pareja y familia, como en las organizaciones, instituciones, empresas, en los procesos de separación y divorcio y en las dificultades propias del medio escolar, sanitario y social.
 
Según Jürgen Kriz , los fundamentos de las corrientes sistémicas son los que siguen…
 
La primera parte del siglo XX estuvo dominada casi enteramente por el psicoanálisis y la psicología profunda. Sólo después alcanzaron una difusión amplia y su propia autodefinición otras corrientes: en la década del '50, la terapia de la conducta [cuyos abordajes cognitivos son posteriores unos 15 años]; en la del '60, las variedades de la terapia humanista, y en la de 1970, los abordajes sistémicos.
 

El abordaje sistémico cuestiona modelos explicativos y/o supuestos básicos "evidentes".

Una de las concepciones que se ha cuestionado es la "causalidad lineal; es decir, el supuesto básico de que todo tiene una causa y que es importante averiguar el por qué. El punto de vista sistémico se opone a la "causalidad circular" , en que A y B se influyen entre sí según un complejo  proceso en red. Estos sistemas son concebidos casi siempre de manera dinámica, se trata de cambios en el tiempo, en los cuales todo influjo de A sobre otros elementos revierte sobre A: autorreferencia. La averiguación del cómo es más importante, ésta debe ser descompuesta en una serie de "porqués" de procesos parciales. 

Lo estable no son los elementos mismos sino la "estructura del proceso".
 

El sistema también depende del contexto.

La autorreferencia es lo que otorga al sistema la capacidad de adaptarse y de modificar él mismo sus estructuras [rasgo típico de los sistemas vivos]. 
Del hecho de ver en la enfermedad un problema individual no sigue forzosamente que se descuide toda consideración sistémica. 
 
 

 
 
Un sistema consiste en un conjunto de elementos y en un conjunto de relaciones que se definen entre esos elementos y el conjunto. 
 
En el marco de la terapia familiar sistémica se puede considerar en el nivel inferior [al sistema de la familia] un sistema cuyos elementos sean las personas y cuyas relaciones sean comunicaciones. En el marco de la terapia este sistema carece de interés porque de lo que en ella se trata es de pautas de comunicación, es decir, de relaciones entre estas comunicaciones.
 

Los sistemas están organizados jerárquicamente. 

 
Esquema de sistemas y subsistemas:
  • Partículas subatómicas 
  • Átomo
  • Molécula
  • Órgano Sistema de órganos
  • PERSONA U ORGANISMO
  • Familia nuclear 
  • Familia extensa 
  • Subgrupo comunitario [trabajo, amigos]
  • Ciudad o comuna 
  • Departamento o provincia
  • Estado 
  • Asociación de estados
  • Mancomunidad universal de naciones
 
Los sistemas no existen de una manera simple, son creaciones cognitivas de sujetos cognoscentes.
 
Un sistema puede ser subsistema de muchos sistemas. 
 
Existen muchas perspectivas desde las cuales atribuir metasistemas a una persona.
 
Las "enfermedades" psíquicas que hasta ahora se consideraban "individuales"[desencadenadas por conflictos internos, por proceso de aprendizaje, por un "pensamiento erróneo"], se analizan a partir del momento con relación a su papel y su función en las estructuras comunicativas del sistema social. Un importante sistema social es indiscutiblemente la familia.
 
El sistema "familia" se sitúa entre individuo y sociedad.
 
No se considera "enfermo" a un paciente individual, sino a la familia misma, se habla entonces del paciente "individualizado"; es aquel que tiene los síntomas [o los más llamativos]. Los síntomas de la "enfermedad" son [desde Freud] recursos que la persona emplea para desempeñarse en la lucha por la vida en las circunstancias dadas. De igual modo es inadecuado hablar de sistema "enfermo"; al menos es preciso reparar en que lo mismo que se presenta como enfermedad desde determinada perspectiva aparece, desde otra, como el recurso del sistema [y de la persona que se incluye en él] para organizarse en las circunstancias imperantes o adaptarse al contexto.
 
 

 
La terapia sistémica, en la práctica, es sobre todo terapia de familia.
 
Watzlawick: concibieron la esquizofrenia como una comunicación perturbada, como "la única reacción posible a un contexto interhumano absurdo e intolerable.
 
Terapia individual sistémica: cuando un terapeuta trabaja con un cliente individual [tomado de la psicoterapia usual].
 
La "pragmática" se centra en la aplicación y el efecto de los signos en orden a la comunicación, trata de los signos en relación con sus usuarios. Incluye todos los aspectos "paralingüísticos" [tono de voz, acento, modulación, pausas, etc.].
 
A la comunicación sobre la comunicación se la llama metacomunicación. 
 
Watzlawick: los axiomas constituyen la base de la "teoría del doble vínculo" que explica la esquizofrenia como una perturbación de la comunicación. 
 

Axiomas pragmáticos y perturbaciones de la comunicación

 
Axioma 1: Es imposible no comunicar.
Toda conducta dentro de una situación interhumana es comunicación.
El esquizofrénico se comporta como si quisiera no comunicar.
 
Axioma 2: Toda comunicación presenta un aspecto de contenido y uno relacional de tal manera que el segundo comanda al primero y por eso es una metacominicación.
 
El lenguaje no comunica sólo estados de cosas sino que es por excelencia creador de relaciones. 
 
Los enunciados nunca son enteramente unívocos. La diferencia entre "se entiende así" y "no se entiende así" sólo se puede establecer en un nivel metacomunicativo.
Perturbaciones de la comunicación en orden a éste axioma se producen a menudo como contaminación de los niveles contextual y del contenido
 
Axioma 3: La índole de un contexto está condicionada por las puntuaciones que introduce el participante.
 
A explica la conducta a como reacción a b, y B explica b como reacción a a. Se introduce una puntuación cuando esta serie infinita de conductas es descompuesta en partes y es, así, estructurada de un modo determinado.
 
Axioma 4: La comunicación humana se vale de modalidades digitales y analógicas. Las comunicaciones digitales tienen una sintaxis lógica compleja y variada pero una semántica insuficiente en el terreno de lo conceptual. Las comunicaciones analógicas, por el contrario, poseen este potencial semántico, pero carecen de sintaxis lógica requerida para una comunicación unívoca.
 
Por digital se entiende la coordinación artificial, aprendida por convención, de signos y contenidos. En cambio, es analógica la coordinación cuando existe una "relación de semejanza básica" entre el contenido y el signo [distintivo], por ejemplo, entre la imagen de un gato y el animal gato.
 
Axioma 5: Los recursos de la comunicación interhumana son simétricos o bien complementarios, según que relación  entre los participantes se base en una igualdad o en una diferencia.
 
 

 
En los abordajes de la terapia sistémica muchos conceptos provienen de otros dominios de la ciencia, en particular de la teoría general de los sistemas, la cibernética [Wiener], la teoría de la información [Shannon], transformados y redefinidos para su aplicación, de manera más metafórica que precisa, con arreglo a las síntesis conceptuales de Bateson.
 

Conceptos centrales que tienen importancia tanto en el abordaje de teoría de comunicación de Watzlawick como en los demás abordajes de la terapia sistémica:

  1. Realimentación y regulación

    El influjo de un elemento, A, sobre otros, B, C, etc., revierte sobre A [con una demora en el tiempo].

    Realimentación positiva: desviación respecto de un "valor normal" conduce a una desviación más grande, y a su vez ésta, a una mayor, etc., el sistema, por así decir, explota.

    Retroalimentación negativa: esa misma desviación se corrige por la activación de mecanismos que operan en el sentido contrario y reconducen al sistema a su estado inicial. Un sistema con retroalimentación negativa muestra una considerable estabilidad.

     
  2. Sistema abiertos y cerrados

    En los sistemas cerrados sólo existen relaciones entre los elementos del propio sistema. En los abiertos, existen además relaciones entre elementos del sistema y otros elementos que no pertenecen al sistema. 

    Los  sistemas vivos son sistemas abiertos.
     
  3. Homeostasis, calibración, función de los niveles

    En lugar de equilibrio o estabilidad, se habla también de homeostasis.

    Una paradoja se puede definir como una contradicción que deriva de una deducción consecuente a partir de premisas exentas de contradicción.

    En la vida cotidiana se pueden dar indicaciones que sean paradójicas, es decir, insostenibles lógicamente: paradoja pragmática. La persona queda cerrada.

    La esquizofrenia es una reacción adecuada frente a situaciones insostenibles.
 

Características del doble vínculo:

  1. Dos o más personas mantienen una relación que para una o para todas es de importancia vital.

     
  2. Dentro de este contexto, se produce una comunicación que:
     
    1. Enuncia algo
    2. Enuncia algo sobre el propio enunciado
    3. Está compuesta de modo tal que los dos enunciados se niegan uno al otro o son incompatibles entre sí

       
  3. El receptor de esta comunicación no puede sustraerse de la estructura relacional así construida ni por metacomunicación ni por retraimiento. Aunque carece de sentido lógico, la comunicación es una realidad pragmática. Es imposible no reaccionar a ella, pero es imposible dejar de comportarse de manera paradójica porque la comunicación misma es paradójica.
 
 

Terapia individual de orientación sistémica: 

Aunque en la terapia se incluya sólo a un individuo, el terapeuta puede tratar de aprender, desde una perspectiva sistémica, las estructuras de interacción familiares relacionadas con los síntomas. 
Se trata de casos en que el paciente se ha atrapado a sí mismo en un doble vínculo. Como el rasgo típico del ser humano es la conciencia reflexiva, una persona no se comunica sólo con otras personas sino también consigo misma. Las paradojas pragmáticas, pueden tener acción eficaz en el "diálogo interior" y no sólo en la comunicación con otros.
Parecida estructura de problemas se presenta con frecuencia en las perturbaciones sexuales.
El problema existe realmente [o sea, produce su efecto patológico] y todo intento de resolverlo en este plano lo vuelve más manifiesto. El paciente deberá salirse, por así decir, del plano de los intentos de solución y saltar a un metaplano para zafar del problema solución-trampa. 
 

Un recurso terapéutico para obtener estas soluciones es el "doble vínculo terapéutico", que tiene prácticamente la misma estructura que el doble vínculo patológico:

  1. Presupone una relación estrecha.
     
  2. En la situación se imparte una exhortación de tener cierta conducta, construida de manera que:
     
    1. Refuerce la conducta que el paciente quería cambiar
    2. Produzca una paradoja como medio para el cambio
    3. Produzca una paradoja porque el paciente es exhortado a cambiar no cambiando
       
  3. La situación psicoterapéutica impide al paciente sustraerse de la paradoja
 
El "doble vínculo terapéutico" elimina las soluciones de orden primero constituyen el problema que es preciso resolver] por medio de soluciones de orden segundo. 
Las soluciones de orden segundo presentan una apariencia absurda e irracional.
 
Los que se modifican son los efectos no las supuestas causas.
 
Las soluciones de orden segundo arrancan la situación por resolver del círculo vicioso paradójico.
Bernardino Tirapu 71, bajo 31014 Pamplona Tfno: 626409270  |  tmaquirriain@gmail.com